El Tribunal Supremo entiende que no es una conducta fraudulenta que los progenitores reciban estas ayudas.

(fuente: abogacia.es)