El testamento ológrafo

Esta es una modalidad de testamento es un tanto especial: si se efectúa sin intervención notarial, pero al ser abierto, no le afecta la misma regulación que a otros tipos de testamentos. El artículo en el que se define este tipo de testamento es el 768 del Código Civil, y su regulación está contenida en los artículos 688 y siguientes.

El testamento Ológrafo es el que el testador escribe con su puño y letra y sin necesidad de testigos, cuyos requisitos de validez son menores que en otros tipos de testamentos, además de ser más flexibles.

Condiciones que un testamento Ológrafo debe reunir para que sea válido

– El testamento debe estar íntegramente manuscrito por el testador. Debe estar firmado y con la fecha del día, mes y año en el que se otorga. Si el documento firmado contiene palabras tachadas, añadidas o insertadas entre líneas, el testador debe indicar y constar expresamente su validez con su firma bien junto a dichas palabras, bien al final del documento.

– Se debe ser obligatoriamente mayor de edad, algo que por lo general no es necesario en otros tipos de testamentos en los que el Código Civil permite ser testador si se es mayor de 14 años.

– El secretismo del testamento es imprescindible para evitar sospechas de manipulación y futuras impugnaciones: se debe redactar sin conocimiento de los herederos.

Para que este tipo de testamento sea eficaz, debe ser adverado y protocolarizado ante notario en un plazo máximo de 5 años tras el fallecimiento de la persona testadora. En el supuesto de que otra persona lo tuviera en su poder, tiene un plazo de 10 días para entregarlo al notario, o tendrá que responder por los daños y perjuicions que pueda ocasionar.

Ventajas del testamento Ológrafo

Es (o debe ser) completamente secreto, pues nadie es consciente ni de su contenido ni de su existencia. Además es sencillo y económico de realizar, pues basta con redactar la última voluntad en un folio por escrito y fecharla añadiendo la firma del testador.

Además, puede ser una buena solución, sino la única, para enfermos que no pueden desplazarse a Notaría a hacer las gestiones pertinentes.

A pesar de que el testamento ológrafo es perfectamente legal y válido, no cuenta con las garantías que tiene el testamento ante notario, ni se ha recibido el asesoramiento previo oportuno.

Como expertos abogados en herencias y testamentos, aconsejamos siempre que antes que tomar la decisión sobre que tipo de testamento llevar a cabo, se tengan muy claras las ventajas e inconvenientes de cada uno para no tener problemas medio/largo plazo.